ZARAGOZA +34 976 794 743
San Miguel 12, entlo drcha
HUESCA +34 974 224 615
C/Valentín Carderera 7 1º
Zaragoza 976 794 743
Huesca 974 224 615

Grasa localizada

Hay zonas de nuestro cuerpo que acumulan más grasa que otras. A veces, reducir el sobrepeso en general las soluciona, pero para muchos pacientes no es un problema de exceso de kilos, sino de grasa rebelde.
Grasa localizada
Definimos como grasa localizada aquellos depósitos o acumulaciones de células grasas o adipositos, normales en su forma y función, en una zona determinada del contorno corporal provocando un consecuente aumento local de volumen y una pérdida de la armonía. Se caracterizan por ser resistentes a las dietas rigurosas y a los programas de actividad física. No dependen del grado de obesidad, ya que pueden presentarse en personas delgadas, con normopeso o con sobrepeso. 

Las localizaciones más habituales son el abdomen, las caderas, los glúteos, los muslos, la espalda y la región cérvico-dorsal. 

Existe una influencia genética y hormonal que predispone al depósito de grasa en diferentes regiones:

  • Adiposidad central o abdominal: es más frecuente en el hombre y en la mujer postmenopáusica. La grasa se deposita a nivel del abdomen y flancos. Es la denominada disposición en manzana. Este tipo de grasa está más relacionada con alteraciones de la salud, ya que puede asociarse a hipertensión, diabetes y mayor riesgo cardiovascular.
  • Adiposidad periférica o ginoide: la grasa se deposita preferentemente en caderas y glúteos. Es la llamada forma de pera. Se puede asociar a la celulitis.

Con la edad, la distribución de la grasa va cambiando. 
El aumento del tejido graso puede ocurrir por aumento del volumen (hipertrofia) o aumento del número (hiperplasia) de las células grasas. Ambos mecanismos pueden estar influenciados por factores genéticos, hormonales, alimentarios, etc.
 
El diagnóstico
Se realiza primero con una exhaustiva historia clínica en la que se recogen todos los datos médicos, la información nutricional, hábitos deportivos, antecedentes familiares y personales relacionados con la obesidad o alteraciones metabólicas. 

El segundo paso es la exploración física que permitirá valorar las características de la grasa localizada, la presencia de otras alteraciones como celulitis, flacidez, etc, y un examen clínico general (analítica completa, tensión arterial, frecuencia cardiaca, auscultación…) 

También se realizarán una serie de medidas: peso, talla, Índice de Masa Corporal (IMC), circunferencias de cintura y cadera, así como la medida del pliegue cutáneo, estudio de composición corporal… etc. 

Tratamiento 
La mesoterapia es un tratamiento eficaz en estos casos. Consiste en la administración de fármacos homeopáticos o alopáticos inyectables, autorizados por la Agencia Española del Medicamento, mediante microinyecciones múltiples en las zonas a tratar. Se inyectan fármacos que estimulan la lipólisis, mejoran la circulación venosa y linfática, aumentan la oxigenación de los tejidos y reafirman la piel.

También podemos asociar la presoterapia cuya acción potencia los beneficios de la mesoterapia.

Esta técnica, se usa como tratamiento de elección en casos de grasa localizada, celulitis, flacidez, edemas vasculares y otras múltiples aplicaciones, por su probada experiencia y seguridad.