ZARAGOZA +34 976 794 743
San Miguel 12, entlo drcha
HUESCA +34 974 224 615
C/Valentín Carderera 7 1º
Zaragoza 976 794 743
Huesca 974 224 615

Celulitis

En otros tiempos de la Historia fue signo de belleza y sensualidad. Hoy, muchas mujeres desean librarse de ese aspecto de piel de naranja que aparece en ciertas partes del cuerpo y la Medicina Estética puede ayudar a conseguirlo.
Celulitis
La celulitis es una alteración que involucra las capas profundas de la piel (dermis) y la grasa superficial preferentemente de la mitad inferior del cuerpo. No existe una causa específica y en su origen influyen factores hormonales, genéticos, raciales, alimentarios, ambientales, etc. 

Su consulta se debe al inestetismo influenciado por los cánones estéticos dominantes más que por tratarse de una patología como tal. 

La celulitis puede afectar a ambos sexos, aunque es mucho más frecuente en mujeres (en torno al 90% de los casos). Se localiza preferentemente en la mitad inferior del cuerpo: glúteos, caderas o muslos y no está relacionada con el sobrepeso, ya que mujeres delgadas pueden padecerla; no obstante, el sobrepeso puede empeorarla. Puede coexistir con otras alteraciones del contorno corporal como la grasa localizada, flacidez, piernas gruesas e hinchadas, y es el médico estético el profesional capacitado para su adecuado diagnóstico, debiendo diferenciarla de otros cuadros que puedan afectar al tejido graso superficial.

Causas
No se conoce la causa de la celulitis, pero el mecanismo desencadenante podría iniciarse a nivel de la microcirculación de la zona afectada, que ocasiona retención de líquidos y puede llegar a formar trayectos fibrosos que engloban nódulos de grasa. Es un proceso crónico (evoluciona a lo largo de los años), que puede estar influenciado por algunos de los distintos factores agravantes e incluso por factores mecánicos, como alteraciones del apoyo plantar (pie plano), de la columna vertebral (marcada curvatura de la columna lumbar) y del retorno venoso (por el uso de prendas ajustadas o del sedentarismo).

Tipos de celulitis 
Grado I, celulitis edematosa:
La piel de naranja no se observa de manera espontánea sino al pellizcar las zonas. La paciente se queja de notar esta alteración al estar sentada o al realizar determinados movimientos como contraer los glúteos. Este estadio correspondería a una fase de ectasia microcirculatoria y acúmulo de líquido (edema) intersticial. 

Grado II, celulitis blanda:
Existe una piel de naranja visible de manera espontánea que ocasiona irregularidades de la superficie de la piel en los segmentos afectados, generalmente cara externa de muslos. No se detectan alteraciones de la temperatura cutánea ni presencia de dolor a la palpación. Las fibras de las capas profunda de la piel (dermis e hipodermis) sufren una degeneración del colágeno, se forman bloques amorfos que provocan aprisionamiento de los adipositos. Pueden palparse micromódulos grasos delimitados por los trayectos de la fibrosis que dibujan la piel de naranja.

Grado III, celulitis fibrosa/dura:
La piel de naranja es evidente y determina macronódulos grasos entre los trayectos fibrosos, se observa una retracción significativa de la superficie cutánea. Es frecuente la existencia de dolor en las zonas afectadas así como alteraciones de la temperatura local caracterizadas por zonas frías. 

Diagnóstico 
El test del pellizco es una manera más fácil de localizar la celulitis. Para ello, hay que pellizcar la piel del muslo exterior con el dedo índice y pulgar y verificar si aparecen hoyuelos (piel de naranja). Este mismo test se puede aplicar a otras partes del cuerpo, como las nalgas y el abdomen. 

El médico debe diagnosticar si en el paciente coexisten otros cuadros que puedan ocasionar síntomas o requieran tratamiento específico tales como varices, edemas de origen venoso o linfático, lipédema, etc. Es importante que el médico haga un diagnóstico diferencial de celulitis con flacidez. En caso de flacidez hay un acúmulo de piel con un efecto de olas, en cuyo caso el tratamiento de celulitis hay que acompañarlo con tratamientos anti flacidez. 

Además, también existen factores agravantes (hereditarios, hormonales y endócrinos, neurovegetativos, enfermedades osteoarticulares y circulatorias, sobrepeso, sedentarismo, tabaquismo, alcoholismo y uso de prendas ajustadas). 

Tratamiento
La mesoterapia es el tratamiento de elección en estos casos, de manera aislada o también asociada a otros tratamientos como la presoterapia que se demuestra muy efectiva potenciando los resultados.

Es un procedimiento completamente indoloro, seguro y eficaz que se realiza mediante la administración de principios activos por vía intradérmica. Se emplean fórmulas homeopáticas personalizadas, lipolíticos (eliminan la grasa localizada) y actualmente también contamos con Alidya®.

Alidya® es la única sustancia específica creada para el tratamiento y la prevención de la celulitis.
Su formula ha sido diseñada para:
  • Solubilizar y extraer los elementos extracelulares tóxicos.
  • La alcalinización de la matriz extracelular.
  • Mejorar la oxigenación del tejido.
  • Proporcionar reconstituyentes para la reestructuración celular.
  • Normalizar la función fisiológica de los adipocitos del tejido adiposo subcutáneo.
Alidya® neutraliza la actividad tóxica del hierro y favorece su eliminación, recupera el ph básico del tejido  y devuelve el equilibrio a la estructura del tejido adiposo.
En nuestra experiencia la mesoterapia con Alidya® es un tratamiento eficaz y seguro para la celulitis, con resultados satisfactorios para los pacientes.