ZARAGOZA +34 976 794 743
San Miguel 12, entlo drcha
HUESCA +34 974 224 615
C/Valentín Carderera 7 1º
Zaragoza 976 794 743
Huesca 974 224 615

Rinoplastia

Es el procedimiento que se utiliza para corregir y remodelar las deformidades externas de su nariz.

Objetivos de la cirugía estética de la nariz
El cirujano realizará un estudio del contorno y forma de la cara, textura y grosor de la piel, inclinación de la barbilla, labios, etc. Estos parámetros le permitirán determinar el tipo de nariz más adecuado en armonía con las facciones del rostro.

Los resultados se considerarán satisfactorios, siempre que su nariz armonice externamente con el resto de los rasgos físicos de la cara. Nunca debe ser una nariz artificial, exagerada y que parezca plástica. Buscamos siempre un resultado natural, es decir, que no parezca nunca una “nariz operada”.
¿Cuáles son las modificaciones de Rinoplastia más habituales?

La correcciones más frecuentes serán:
  • Reducir o aumentar el tamaño de la nariz
  • Cambiar la forma de la punta (ancha, caida, alargada…)
  • Corregir el puente nasal (giba prominente, desviación…)
  • Corregir un defecto o lesión congénita
  • Armonizar y proyectar si el caso lo requiere la forma del mentón
Con frecuencia se deben corregir problemas funcionales asociados como es la nariz tapada u obstrucción nasal con la reparación del tabique desviado o la inflamación crónica de los cornetes mediante Radiofrecuencia Inducida, combinando en una única intervención quirúrgica la cirugía funcional respiratoria junto con la estética nasal.
¿Cómo se realiza la Rinoplastia?
Se realiza bajo anestesia general y con una estancia en la Clínica de una noche.

La operación suele durar una hora y se lleva a cabo mediante una pequeña incisión por el interior de la nariz, es decir sin cicatrices externas.

Una vez finalizada la cirugía, se coloca sobre la nariz una férula externa que se retirará a los 6 días.

Es normal que inmediatamente después de la cirugía aparezca una inflamación o hematoma alrededor de los ojos que desaparecerá en unas 2 semanas.

La mayoría de los pacientes pueden realizar sus tareas habituales en 1 ó 2 días, pudiendo regresar al trabajo una semana después de la intervención.